¿Qué tanto sabés del idioma de un corazón roto?

Si alguna vez has sentido una presión en el pecho, un frío que te hela el alma o solo sentido un vacío en el corazón, entonces sabes el idioma de un corazón roto.

En colaboración con: Marcela Rivera Rugamas

Es algo que no diferencia entre oscuros o blancos. Es una mezcla de todo al igual que la vida. Es algo que te consume, tener el corazón roto por cualquier motivo, pero es parte de un proceso. No es la sensación más agradable del mundo y deberíamos evitar esas situaciones, sin embargo, es como fingir que la tierra no es redonda.

img_0520-2
Foto: Cosas Chivas

El idioma de un corazón roto puede ser sentir una felicidad vacía mientras se busca sensaciones efímeras que al final no cumplen su objetivo: llenar el vació. Para otros puede ser no poder dormir por la noche mientras miles de pensamientos se disparan sin control.

Un corazón roto puede caber en muchas partes una sonrisa, una mirada, un silencio… cabe en cualquier lugar. Muchas veces habla de forma sutil bajo horas y horas de trabajo o tal vez bajo esa sensación de no querer hacer nada.

O simplemente, el idioma de un corazón roto, puede ser seguir adelante dando tumbos, pero caminando. ¿Qué podemos hacer para aliviar esta sensación? Muy poco y a la vez mucho.

kim-kardashian-instagram
Foto: Cosas Chivas

Muy poco porque sentiremos que nada está bien, buscaremos consuelo en cosas que solo nos harán sentir más tristes, pero al hacerlo haremos mucho porque esos sentimientos deben salir de alguna manera.

Una canción, una historia o un poema en el que veamos plasmados nuestros sentimientos nos hará sentir nuestro dolor, pero nos sentiremos comprendidos. Sentiremos que no estamos locos por estar así y eso es mucho.El idioma de un corazón roto puede durar un par de canciones o toda la vida, pero quien dice que de un corazón roto no puede salir algo bueno o hermoso. Sin embargo, habrá días donde el peor enemigo será sentarse en el sillón sin hacer nada porque ahí es donde florecen nuestras dudas, inseguridades y un millón de cosas más.

img_0481
Foto: Cosas Chivas

La mejor compañía para aliviar esos momentos puede ser un buen libro, la buena música o una película. Estos últimos deberían evitar temas románticos porque pueden resultar radiactivos, pero con el tiempo dejaran de serlo.

Puede ser que ninguna de esas cosas funciones porque lo que funciona para unos para otros no lo hace y es lógico, todos sufrimos por diferentes motivos. Esto es como volver a nacer es como volver a aprender cosas que creías saber.

Tener un corazón roto no es exactamente el final, es un nuevo comienzo y como dice una frase de Mario Benedetti “No te rindas, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento”.

Deja un comentario